lunes, 13 de enero de 2014

Vacaciones...agotadoras vacaciones.

La Familia Felíz

Buenas y santas estimados angelillos que tienen la bondad de visitarme.

Estoy de vacaciones...y estoy agotada. Esto de la maternidad no es para cualquiera, ya lo he dicho alguna vez y lo sigo sosteniendo.

El 27 de diciembre pasado, finalmente, y después de mucho presionar (no mentira, que tanto no presioné), me he casado!!! Con el "padre de la criatura", claro está.

Saliendo del registro Civil
Nos casamos sólo por Civil, sin ceremonia en iglesia (porque no somos católicos, ni practicantes de ninguna religión en particular). Después, hicimos una fiestita, al mediodía, bastante íntima pero no por ello menos ruidosa y divertida. Asistieron unas 70 personas, de las 100 que habíamos invitado, y como en mi ciudad hace un calor de perros en Diciembre, pleno verano (40° a la sombra), la cerveza corrió como agua fresca de manantial, y bueno...así quedamos todos. Pero felices, eso si.

Fresca...
Mesa de tartas dulces.

Muchas cosas no salieron como estaban previstas, empezando por el pequeño detalle de mi vestido, que quedó bastante diferente de como lo tenía en mente, pero bueno, ya estoy acostumbrada a que la ropa me quede como el trasero, así que mucha pelota no le di, y me dediqué a divertirme. Después, si alguien quiere, me puede dar consejos de cómo vestirse medianamente bien sin ser multimillonaria. No se si soy yo que tengo mal gusto, si es porque soy grandota y estoy un poco pasadita de peso después del embarazo, o qué, pero ando de lo más mal entrazada por la vida, y eso me da bastante bronca, porque me gusta la moda y me gustaría verme mejor, pero NO ME SALE!!! Snif....


Grullas, decoración hecha por mí y con ayuda de dos amigas.


Según me fueron diciendo después, todos la pasaron de diez, y muchos no se acuerdan como volvieron a sus respectivos hogares, pero de alguna forma llegaron, y eso es lo importante.



Finalmente, al otro día, después de múltiples vasos de agua y analgésicos, me puse a ver las fotos, y Dios Mío!!! En el 90% estoy haciendo caras raras y muecas...impresentable....¿seré muy expresiva y nunca me di cuenta? Pero bueno, así es la vida, y hay que reírse para no llorar, digo yo.
Tirando el ramo, de forma muy poco elegante.

Ahora, volviendo al tema del título de este post...estoy agotada!!! No es que no quiera estar de vacaciones, pero resulta que nadie me dijo que si uno tiene un bebé de 9 meses, en las vacaciones no se descansa un cogorno!!! Pero che. Yo que quería dormir hasta tarde, levantarme y tomar mate hasta el medio día, leyendo un libro...y después almorzar y quizá dormir una siestita... Nop. A las 5:30 am el niño se levanta, pila pila, y comienza un día cargado de juegos, pañales y papilla por todos lados. Con solo una siestita a media mañana (que es en este mismísimo momento, el cual estoy aprovechando para escribir este post), después es el día entero dedicado a cuidar que el niño no se rompa la crisma contra el borde de algún mueble, o arrojándose de su sillita o cochecito. Finalmente, a las 21 hs, el niño decide que es suficiente diversión en el día, y pide para que lo acostemos a dormir. Y mami y papi no dan más de cansados, se bañan, cenan, una lectura de media hora en la cama y...zzzzzzzz! 

Y así están las cosas país.

Volviendo ahora a lo de los tips para no ser tan crota, y a ver si alguien  me enseña a vestirme mejor, el tema es así. Mucho de lo que era mi ropa hace año y medio, no me queda porque tengo 10 kilos de más que no logro perder. Me las vengo arreglando con lo que puedo, algunas cosas me compré, otras me regalaron, pero de repente comencé a compararme con otras mamis de mi edad (tengo 30 pirulos), y comencé a notar que me visto muy pero que muy mal. Y me pregunté ¿podría verme mejor, aun pasadita de peso? y la respuesta es ¡claro que si! El  tema es que no se como combinar la ropa que tengo, y siempre termino vestida medio a lo marimacho. Entonces, mi pedido es a ver si alguien se anima a darme algún consejo, o quizá algún link a alguna página que pueda visitar que me sirva de guía para lucir mejor...yo, agradecida.

Bueno, antes de que se levante el niño, tengo algunas otras cosas que hacer, así que hasta aquí llego hoy.

A veces me pregunto "¿en qué estaba pensando este muchacho
cuando decidió casarse conmigo...?"

Les dejo una foto de las tantas 
impresentables que tengo, para alegrarles 
el día. Besos!!!

martes, 26 de noviembre de 2013

Resúmen del año

A pesar de que todavía falta un mes y poco para terminar el año, y 29 días para que termine mi jornada laboral (no es que esté contando, nada que ver), tengo el cuerpo cansado, las manos resecas y los ojos agotados por todo lo hecho, visto y acometido este bendito 2013 que se va, pero que todavía no termina.

Algo así es el vestidito, pero con más escote.
Comencé dando a luz en Abril. En Julio me mudé de casa. No contenta con todo, dentro de un mes...me caso! Así que también estamos con la organización del casorio, que de algo sencillo y en familia, paso a ser una fiestita al medio día, con 100 invitados. Y el vestido que tuve que mandar a hacer, y el salón que hubo que encontrar porque estaba todo reservado (y nuestro presupuesto es escaso), y el menú, la lista de invitados, las tarjetas, el chupi, la música. Y mientras tanto, pongo todo de mí para dar lo mejor en el trabajo y terminar de cursar mi posgrado (si Jebús quiere, el 7/12 es la última clase!!)... Y el cuerpo se da cuenta.

Pero estoy contenta, siento que fue un año de grandes pasos al frente. Nos hicimos más adultos de repente. 

Tomo la manito de mi bebito entre las mías, y en la comparación, veo las incipientes marcas que comienzan a aparecer en el dorso de mis manos (y corro a ponerme crema). Y ya me encuentro poco tolerante a comentarios frívolos sobre moda (a pesar de que me encanta el tema), a los chismes y las discusiones superficiales. Lo quiera o no, cuando una empieza una familia, las cosas cambian rotundamente, y ya se pierde interés en cosas que antes ocupaban un poco o mucho de tu tiempo. Se dejan de tener cosas en común con quienes antes eran tus amigas; una ya no tiene tiempo para andar pensando, por ejemplo, en que dijo fulanito o que pensó sutanita cuando le dije tal cosa, porque ahora el bebé tiene hambre y necesita pañales. Ni en que tengo tantos kilos de más, o que no tengo ropa de moda, porque el bebé crece todos-los-días, y él sí que necesita estar cómodo y abrigadito para crecer sano. 


Me encantaría ser una mamá de tacones y piel bronceada, pero lastimosamente soy una mamá trabajadora y estudiante, que necesita usar chatitas cómodas (o zapatillas) para correr de un lado para otro, que todavía usa los pantalones de futura mamá porque la ropa no le entra y no puede comprarse un guardarropas nuevo, y que parece un fantasma blanco fluorescente porque lo que menos tiene es tiempo o ganas de tirarse al sol a ver pasar la vida. 


¿Pero saben qué? Tengo el bebé más hermoso y bueno del mundo, que nunca llora, duerme de corrido 9 horas y se levanta con una gran sonrisa de dos dientes. Y también tengo el mejor novio/futuro marido que se pueda pedir, buen padre, afectuoso en demasía, compañero, amigo...todo.






Acá estamos los tres, en plena mudanza



Así que, en definitiva----fue un buen año, y hasta ahora, sin duda, una buena vida. 


jueves, 11 de julio de 2013

Cambio de aires, nuevo hogar.

Estoy muy ansiosa y entusiasmada, cual adolescente enamorada, pero en mi caso, de la vida. 

No contenta con cambiar rutundamente mi vida teniendo un hijo hace escasos 3 meses, hemos decidido finalmente con mi marinovio que es hora de mudarnos. ¡¡¡¡Yupiii!!!! 
Y no festejo porque ame las mudanzas en sí mismas, por dios no que no estoy tan loca. Pero estaba tan cansada de vivir en una casa llena de humedad, hongos y ruido de construcciones aledañas, que no puedo estar mas que saltando en una pata por el inminente traslado. 
A diferencia de tantas otras veces, encontrar un nuevo "nido" no nos llevó nada de tiempo. Gracias a mi amiga internet (es tan eficiente que claramente tiene que ser mujer) y a las ganas de irme que tengo, en dos días pude liquidar el asunto. Mi lema fue "si ves algo que te gusta y está dentro de tu rango de precio y tus expectativas, para de buscar". Y bueno, así fue como después de unas cuantas horas de navegación en la web, 5 llamados telefónicos y una sola visita a una casita (horrible y húmeda, mas de lo mismo digamos) encontré en internet un aviso con fotos que cumplía todos mis requisitos. Llamé, lo fuimos a ver, nos gustó, y ¡voilá! Seña de por medio, ya estamos esperando que nos llamen para firmar el contrato, y si todo sale bien, el fin de semana tendremos la llave en nuestras manos. 
Al fin nuestro bebesín va a tener su propia habitación, y a la vez vamos a poder tener también nuestro pequeño estudio, que era algo que tuvimos que resignar en la casa anterior ante la llegada del niño (ambos dos padres adultos responsables somos estudiantes crónicos, terminamos una carrera y ya estamos iniciando alguna otra cosa, por ello el amor por el estudio como espacio necesario).

Así que ahora estoy meta mirar fotos de decoración en Pinterest, para "inspirarme". Es gracioso porque nuestros muebles lloran pena al lado de lo que se ven en las fotos, pero imaginar no cuesta nada, y con un poco de amor, estoy segura que nuestra casita nueva va a quedar de lo más acogedora.

Les dejo unas fotitos que me inspiran para decorar nuestra nueva casita (en realidad es un departamento, pero le digo casita porque me gusta mas la palabra y lo siento con más calidez de hogar).
Besos!
El living de ensueño (no tengo nada ni remotamente parecido)

El comedor soñado (ni la vista, ni los muebles...solo las ganas, y una taza
 como esa de arriba de la mesa)

Como para desayunar leyendo el diario...aaaahhh!!! (mientras
no me llore el niño, todo es posible).
Otra zona de relax.

En la cocina, no es tan imposible lograr algo parecido...veremos
que sale.
























































PD: Es un chiste comparar estas fotos hermosas con las cosas que realmente tengo, jajaja. Pero al menos algo tengo en claro: me gustan las cortinas blancas y la claridad.




Todas las imágenes fueron tomadas de Pinterest.com (excepto el croquis, ese lo hice yo).

miércoles, 8 de mayo de 2013

Y la vida continúa...con subes y bajas.

Ya ha pasado un mes de la llegada de bebesín, y sobrepasando mis expectativas, sigo viva. No ha sido fácil...todavía no es fácil, pero evidentemente se me está pasando la tristeza post-parto (que por suerte no llegó a ser depresión propiamente dicha), y ya comienzo a sentirme cada día más capaz.
He vuelto a trabajar, y me parte el alma cada vez que tengo que salir de casa y dejar a mi bebito al cuidado de su padre o de mi mamá, pero bueno, que del aire no se vive. Además, y aunque a veces me genere terrible culpa, debo reconocer que tener 5 horas libres de estar pendiente o cargando a un bebé de casi 5 kilos en brazos no está nada mal, y aunque esté ocupada haciendo otras cosas, es un recreo al trabajo de ser mamá (si bien lo extraño como loca, ya me convencí de que bebesín está bien cuidado).

Lo único a lo que todavía no puedo acostumbrarme completamente es a la falta de sueño...y los cambios de humor que trae. Pone a prueba la fortaleza de la pareja, de eso no hay duda: de repente vuela una mosca y toda la culpa la tiene el otro, y ¡ni te digo si tengo hambre! Ja, sálvese quien pueda. Pero bueno, supongo que esto también pasará.

Ahora estoy tratando de no deprimirme porque no encuentro nada que ponerme, ya que la ropa de embarazada me queda un poco grande, y mi ropa de no embarazada no me entra...y la verdad me da bronca tener que comprarme un guardarropa de "in-between", tampoco soy Bill Gates. Así que ando medio saparrastrosa por la vida, con combinaciones nunca vistas (joggin deportivo, camisola y chatitas, por ejemplo), hasta que todo vuelva a la normalidad (espero que sea pronto, por Dios...menos mal que llega el invierno y se puede andar mas envuelta en trapos).

Por último, el tema lactancia...Pufff!!! esto si que no es coser y cantar...pero creo que le debo dedicar una entrada exclusiva en otra oportunidad, ya que es de lo más complicado que me tocó.

Bueno, eso por ahora...ya veré como sigue la vida de Mamá.

sábado, 20 de abril de 2013

¿Es muy difícil ser mamá?

Tener un blog para publicar algo una o dos veces al año no tiene joda, pero me veo justificada de publicar algo después de tanto tiempo por dos motivos: primero, hace dos semanas fui mamá por primera vez y me parece un acontecimiento digno de ser publicado, y segundo, siento una necesidad imperiosa de hablar con alguien sobre como me siento, y no encuentro en mi vida la persona adecuada. Si bien mi pareja está atravesando conmigo esta etapa tan maravillosa y a la vez difícil, creo que las vivencias son diferentes. Y en cuanto a mis amistades, soy la primera en ser mamá y no estoy segura de que me vayan a entender o les vaya a interesar escuchar lo que tengo para decir, de modo que prefiero descargarme acá, donde nadie tiene la obligación de leerme, y yo puedo descargarme en paz.

Resulta que esto de ser madre no es nada fácil. Hoy se cumplen dos semanas de que lo tuve a Luca (bebé hermoso y súper bueno), y si bien al principio me sentía muy incapaz de hacer frente a todo lo nuevo que requería esta nuevo rol de madre, a medida que fueron pasando los días y yo me fui recuperando de la operación (me hicieron una cesárea), comencé a sentirme mejor y más capaz. Pero la sensación no duró mucho, y apenas volví a casa con bebé y marinovio a cuestas, me asaltaron un montón de miedos y preocupaciones. Verlo a Luca en su cunita, tan indefenso y tan dependiente de mi... simplemente me da pánico. tengo miedo de no poder darle todo lo que necesita, de no poder protegerlo. Tengo miedo de que le pase algo. Eso, sumado a la falta de sueño y al hecho de que en dos semanas tengo que volver a trabajar y dejarlo, con menos de un mes de edad, al cuidado de alguien que todavía no decidí si va a ser mi mamá, mi cuñada o quien, me tiene mal, muy mal.

Para terminar de llenar el cartón, me veo tan fuera de esquema respecto a lo que era mi vida antes y a lo que será de ahora en más, que no sé muy bien como sobrellevar las cosas. Ninguna de mis amigas tiene hijos, lo cual ya me genera una sensación automática de exclusión del grupo (que no es real, está en mi cabeza, casi seguro). A su vez, la falta de tiempo para hacer "mis cosas" y la atención casi exclusiva que tengo que brindarle al bebé me generan una ambivalencia que me da mucha culpa. Por un lado, la bronca de no tener tiempo de nada, apenas si para bañarme pero ya no para mis manualidades, o para leer o estudiar; por otro lado, la culpa por ser tan egoísta ¿Como negarle algo a esta criaturita hermosa que llevé dentro mio durante nueve meses y que es lo más hermoso que tengo?

Supongo que no soy ni la primera ni la última mamá que siente esto, y mi consuelo diario es "millones de mujeres en la historia de la humanidad lo hicieron, yo también puedo". Es un mantra que me repito una y otra vez, pero que me gustaría que deje de ser necesario de repetir.

¿Hasta cuando me sentiré así? ¿Alguien me puede decir si esta sensación de temor  por el bienestar de esta personita alguna vez desaparece? ¿Cuando voy a empezar a sentirme "la mamá de" y dejar de esperar que vengan a buscarlo sus "dueños"? (si, todavía no caemos, ninguno de los dos padres).

En fin...nadie dijo que iba a ser fácil, pero todavía me pregunto cómo hay mujeres que repiten esto de la maternidad una y otra vez. Es demasiado abrumador. O yo soy muy débil...

domingo, 25 de noviembre de 2012

Regresando a mundo blogger.

Suena de fondo música de relax, con pajaritos y agua que corre, y automáticamente me siento mejor...y me dan ganas de hacer cosas que me hacen felíz. Es sorprendente el poder de la música para paliar los malos ánimos, y a todos aquellos que no creen en la musicoterapia, les digo: se lo pierden. Sólo es cuestión de encontrar ese/esos ritmos que nos hacen bien. Y si además es domingo y finalmente puedo disfrutar de la tranquilidad en compañía de unos matesitos y algo dulce, mucho mejor!

(AMO mi bandeja de Beatrix Potter)


Volviendo a lo concreto, he regresado al blog después de muchos meses de no hacer ningún post. Y es que entre trabajo nuevo, mudanza de oficina, organización de cosas pendientes y demás yerbas, me fui olvidando de hacer las cosas que más me gustan (que triste). Pero ahora dije basta, el año se está terminando, y además tengo una muy buena razón para bajar un cambio: voy a ser mamá por vez primera.

En este momento estoy justo a mitad del embarazo (20/21 semanas), y hace dos semanas me enteré de que es un varoncito. Estoy muy contenta, muy ansiosa y muy emocionada (y ni hablar de la revolución hormonal que me hace llorar a moco tendido por cualquier pavada). Y empecé a pensar en todas las cosas que tengo que organizar para cuando llegue, que será los primeros días de Abril.

Con mi MaRiNoVio (me da no se qué decirle novio ya que vamos a ser padres, pero el muy testarudo no afloja con lo del matrimonio...¿algún consejo?) estamos pensando en si tendremos que mudarnos ya que en este momento alquilamos una casa no muy grande, y tenemos muuuchas cosas, sobre todo libros...y la única habitación de sobra es el Tallersito del Fondo, que resignamos con mucho gusto para transformarla en cuarto del bebé, pero no sabemos donde poner las cosas que tendríamos que sacar de ahí. Además está el tema del nombre, ¡no nos ponemos de acuerdo! Y otras cosas como acomodarse económicamente, ver el tema laboral (estoy contratada y todo el tiempo que me tome por maternidad es sin goce de sueldo...y con la inseguridad de que al volver haya otra persona en mi puesto y...chau). Cosas algunas más estresantes que otras, pero bueno, con mentalidad positiva atraeremos lo que sea mejor para nuestra nueva familia.

Frascos limpitos para arrancar la producción
Mientras tanto, me estoy dedicando a hacer pequeñas artesanías para mi hijito: algunos cuadritos en acuarela y una mantita a crochet (no soy muy buena pero le pongo mucho amor). Y además, como me tengo que quedar quieta porque si camino o me muevo mucho me entra a doler la panzota (es grandesito el bebé y ya pesa bastante), me decidií a aprovechar el tiempo para hacer manualidades. Justo en dos semanas se casa una de mis cuñadas, y me ofrecí a hacerle unos farolitos con frascos reciclados, que creo que van a quedar muy lindos!

A medio hacer...falta algún otro adorno más abajo, y poner
sales de baño color blanco en el fondo, y una velita...

Las ideas las saqué de Pinterest, y hay tantas cosas lindas para hacer que parece que el tiempo nunca es suficiente.

Pero bueno...paso a paso, y mientras esperamos la llegada del bebé.

jueves, 29 de marzo de 2012

Mañaneando como Dios manda.

No es lo más correcto del mundo que digamos, pero debo confesar que, en mi trabajo, y cuando terminé toooodo lo pendiente (ojo!) y no me queda nada por hacer, empiezo a dar vueltas por la web investigando lo que se me venga en ganas. Esta semana me agarró la onda Reencarnacion y Vidas Pasadas, y estoy con una seguidilla de documentales, películas e informes al respecto. Resulta ser que, leyendo por aquí y por allá encontré testimonios de personas aquejadas por males y dolores de lo mas variopintos, y a cuyos médicos no encontraban explicación alguna. Luego, por diferentes motivos y caminos, estas personas llegaron todas a la conclusión de que estos malestares sin causa eran producto de lesiones sufridas en vidas anteriores. Tipo: le dolia mucho la muñeca, no tenia nada físico pero el dolor era insoportable, y resulta que en una vida anterior había sido soldado y le habían disparado en la muñeca. ¿Como lo supieron? Porque tenían recuerdos de otras épocas, sensaciones como de Deja Vu en determinados lugares y ante diferentes estímulos. Hasta que con la ayuda de la hipnósis regresiva (algunos, no todos) lograban ampliar más el panorama y armar el cuadro completo.

La verdad me parece super interesante, y sobre todo porque hace un par de años tengo un dolor in-so-por-ta-ble en el cuello y el hombro derecho, que no quiere desaparecer. Me hice todo tipo de estudios, resonancias magnéticas, placas, fisioterapia, masajes....y nada. Yo no le daría tantas vueltas al asunto si no fuera por el hecho de que NO ME DEJA DORMIR!!! Todas las noches la misma historia, no encuentro acomodo y tengo que tomarme un calmante para caballos para poder conciliar el sueño.
¿Qué me dijo el traumatólogo despues de hacerme analisis y demás yerbas y no encontrar nada?
"Y bueno, sos así nomás, vas a tener que acostumbrarte al dolor y ayudarte con calmantes. Trata de aguantar lo más que puedas así no los tomás tan seguido"...¡GENIAL! Y ojo, que no consulté a un solo medico...ya van 3, con los mismos resultados. Así que estoy buscando soluciones (rebuscando mejor dicho) por otros lugares. La desesperación te lleva por los caminos menos pensados...

Asi ando todo el día.