domingo, 2 de octubre de 2011

Familia Politica

Hay días en que tengo muy poca paciencia, y hay otros días en que estoy en la cima de la paz, y me la arrebatan de un solo zarpazo. No intento justificarme porque hay ocaciones en las que no existe tal posibilidad. Solo quiero desahogarme...no me gusta la política, ni me interesa nada relacionado con ella. Por la misma razón, tengo MUY poca tolerancia a la Familia Política. Apenas si tolero a la mía, cuya sangre corre por mis venas, no veo una sana razón por la que deba aguantar una "de prepo". Me sacan de quicio sus costumbres ajenas y sus modos diferentes a los míos. Lo lamento mucho y quiza (solo quiza) me gustaría ser de otra manera, pero por lo pronto no lo soy y prefiero "viajar solou".

domingo, 28 de agosto de 2011

Lugares para pensar.

El otro día estaba en la cola del supermercado y me di cuenta de que en lugares como esos son donde se me ocurren las genialidades mas geniales. Y entonces me puse a pensar: ¿en que lugares pienso más y mejor?
He aquí una lista de lugares donde suelo pensar profundamente:
-La cola del supermercado
-Cuando camino (por deporte o porque me tengo que trasladar a algun lado)
-En el baño
-Cuando lavo los platos
-Cuando pinto o hago alguna manualidad
-Cuando estoy estudiando algo que no me interesa mucho...

jueves, 18 de agosto de 2011

Sobre la intolerancia.

Esta lloviendo y tengo un poco de insomnio...ademas terminé de leer la novela que me tenía atrapada y ahora no sé que hacer...entonces me puse  a pensar acerca de la intolerancia. Mi intolerancia.
Las personas normalmente tienen un nivel de tolerancia que, según nos enseñan algunas teorías psicológicas, viene dado por las situaciones que tuvimos que afrontar cuando éramos mas pequeños. Por ejemplo, querías que te compren ese "x" juguete, no te lo compraban. Llorabas y pataleabas, igual no te lo compraban, y a falta de un buen soplamocos, tus padres optaban por explicarte que no te lo podían comprar porque la abuela se rompió la cadera y la prótesis de platino salió carísima. Lo entendiste (dentro de tus posibilidades) y aprendiste a tolerar la frustración de no poder tener eso que tanto querés (que la culpa sea de la abuela desarrolla otros traumas que no vienen al caso).
Ese fue el primer episodio didáctico del que tenés memoria.
Luego otra seguidilla de episodios similares (como matarse estudiando para un exámen y que el gil que se sentó alado tuyo y te copió todo saque 9 y vos 7) van formando un basamento de espectativas no cumplidas que servirán de adulto para no pegarte un tiro a la primera de cambio.

Existen diferentes tipos de intolerancia, pero la que mas me molesta de todas, la que me saca de mis casillas y me lleva directo al psiquiátrico es mi intolerancia a los ruidos corporales ajenos. Aaah...no lo soporto. No hablo de cosas escatológicas como ser flatulencias y excresiones en lo privado del retrete, sino las mas comunes y públicas sonoridades: el glu glu glu de alguien que toma (bebe) algo (y si el ambiente está en silencio, juro que siento como que el tiempo se detiene y el glu-glu es en cámara lenta), el crunchi-crunchi de cualquier galletita (uuuh, loco, tragá de una vez, que... ¿no tenés saliva suficiente para masticar con mas onda?), el escuichi-escuichi de esa carne que no se quiere deshacer. Y la tos crónica...no hay nada más molesto que una persona que en pleno cine está: kj,kj....ujum....kof,kj, y cada 5 minutos repite la secuencia. Y lo peor es que seguramente piensan "aguantate, no tosas, aguantaaaaaaá!!!!" y mas les pica la garganta...pobres, ¿no?
Los escupitajos de los hombres (hasta ahora no vi ninguna mujer que lo haga) en plena vía pública, tratando de emular a los jugadores de futbol que se la pasan escupiendo en cualquier lado intentando parecer mas machos (WTF!?). Inspiran con mucha fuerza por la nariz para aflojar todo lo aflojable, se lo llevan a la boca (¡QUE ASCO!) para luego expulsarlo y así todos vemos el escupitajo ganador. No tengo palabras para manifestar mi desagrado en forma apropiada...solo me atrevo a decir, de nuevo ¡que asco!
Y la peor de todas mis intolerancias, y debo reconocerlo publicamente, es la intolerancia al inepto. No tiene ya nada que ver con ruidos corporales pero no me importa ser coherente en este momento.
Hay veces en que realmente me pregunto: ¿será la ineptitud un don? muchas mujeres consiguen no hacer nada en sus vidas y se consiguen un marido con plata que hace todo por ellas. definitivamente, un don ¿O será un castigo? (para mí, por ejemplo, que siempre me toca tratar con los ineptos y pierdo preciosos minutos de mi vida). El inepto ¿sabe que es inepto? Porque yo creo que hay una diferencia entre ser ignorante y ser inepto. El ingorante no tuvo oportunidad de aprender apropiadamente. Al inepto le mostraron como se hace un millón de veces, y no le entra bala...Entonces, no se si sentirme mal por ser tan bruja, o regodearme en mi crapulencia al mejor estilo Sr. Burns...solo sé que me molesta bastante. Mea culpa.
 Bueno, se me esta pasando el insomnio asi que me voy a dormir...si lo logro, porque la respiración de mi compañero de habitación ¡me está dejando loca!

PD: Nos vemos en el psiquiátrico...



miércoles, 17 de agosto de 2011

¿Qué es Tránsito Mental?

Tránsito Mental son aquellas genialidades que se nos ocurren en el momento menos indicado, cuando no hay nadie que pueda oirlas... son esas ocurrencias que uno debería anotar apenas aparencen, porque son efímeras como los sueños.  Es eso que nos pasa cuando vamos en el colectivo mirando por la ventanilla, sin ver nada realmente, y pensando en cosas que en otro momento no se nos ocurrirían (sobre todo cuando las necesitamos).
Es también aquello que se nos aparece cuando oímos llover, o cuando caminamos hacia algun lugar y pensamos realmente en nada y en todo a la vez.  Y sobre todas las cosas, son esas respuestas que uno debería haber dado, comentarios que uno debería haber hecho, opiniones que uno no se debería haber guardado, y que después, en la calma de la soledad, uno repite cual rumia mental con el arrepentimiento propio de no saber decir lo que se necesita decir en el momento que es preciso decirlo...

Este blog fue creado con la idea de sacar a la luz todas esas cosas que uno quiere decir y , por alguna razon, no dice ; y también como catársis de lo cotidiano, que muchas veces sobrepasa lo fantástico.
Es una lluvia de ideas, pero mejor...