domingo, 2 de octubre de 2011

Familia Politica

Hay días en que tengo muy poca paciencia, y hay otros días en que estoy en la cima de la paz, y me la arrebatan de un solo zarpazo. No intento justificarme porque hay ocaciones en las que no existe tal posibilidad. Solo quiero desahogarme...no me gusta la política, ni me interesa nada relacionado con ella. Por la misma razón, tengo MUY poca tolerancia a la Familia Política. Apenas si tolero a la mía, cuya sangre corre por mis venas, no veo una sana razón por la que deba aguantar una "de prepo". Me sacan de quicio sus costumbres ajenas y sus modos diferentes a los míos. Lo lamento mucho y quiza (solo quiza) me gustaría ser de otra manera, pero por lo pronto no lo soy y prefiero "viajar solou".