domingo, 25 de noviembre de 2012

Regresando a mundo blogger.

Suena de fondo música de relax, con pajaritos y agua que corre, y automáticamente me siento mejor...y me dan ganas de hacer cosas que me hacen felíz. Es sorprendente el poder de la música para paliar los malos ánimos, y a todos aquellos que no creen en la musicoterapia, les digo: se lo pierden. Sólo es cuestión de encontrar ese/esos ritmos que nos hacen bien. Y si además es domingo y finalmente puedo disfrutar de la tranquilidad en compañía de unos matesitos y algo dulce, mucho mejor!

(AMO mi bandeja de Beatrix Potter)


Volviendo a lo concreto, he regresado al blog después de muchos meses de no hacer ningún post. Y es que entre trabajo nuevo, mudanza de oficina, organización de cosas pendientes y demás yerbas, me fui olvidando de hacer las cosas que más me gustan (que triste). Pero ahora dije basta, el año se está terminando, y además tengo una muy buena razón para bajar un cambio: voy a ser mamá por vez primera.

En este momento estoy justo a mitad del embarazo (20/21 semanas), y hace dos semanas me enteré de que es un varoncito. Estoy muy contenta, muy ansiosa y muy emocionada (y ni hablar de la revolución hormonal que me hace llorar a moco tendido por cualquier pavada). Y empecé a pensar en todas las cosas que tengo que organizar para cuando llegue, que será los primeros días de Abril.

Con mi MaRiNoVio (me da no se qué decirle novio ya que vamos a ser padres, pero el muy testarudo no afloja con lo del matrimonio...¿algún consejo?) estamos pensando en si tendremos que mudarnos ya que en este momento alquilamos una casa no muy grande, y tenemos muuuchas cosas, sobre todo libros...y la única habitación de sobra es el Tallersito del Fondo, que resignamos con mucho gusto para transformarla en cuarto del bebé, pero no sabemos donde poner las cosas que tendríamos que sacar de ahí. Además está el tema del nombre, ¡no nos ponemos de acuerdo! Y otras cosas como acomodarse económicamente, ver el tema laboral (estoy contratada y todo el tiempo que me tome por maternidad es sin goce de sueldo...y con la inseguridad de que al volver haya otra persona en mi puesto y...chau). Cosas algunas más estresantes que otras, pero bueno, con mentalidad positiva atraeremos lo que sea mejor para nuestra nueva familia.

Frascos limpitos para arrancar la producción
Mientras tanto, me estoy dedicando a hacer pequeñas artesanías para mi hijito: algunos cuadritos en acuarela y una mantita a crochet (no soy muy buena pero le pongo mucho amor). Y además, como me tengo que quedar quieta porque si camino o me muevo mucho me entra a doler la panzota (es grandesito el bebé y ya pesa bastante), me decidií a aprovechar el tiempo para hacer manualidades. Justo en dos semanas se casa una de mis cuñadas, y me ofrecí a hacerle unos farolitos con frascos reciclados, que creo que van a quedar muy lindos!

A medio hacer...falta algún otro adorno más abajo, y poner
sales de baño color blanco en el fondo, y una velita...

Las ideas las saqué de Pinterest, y hay tantas cosas lindas para hacer que parece que el tiempo nunca es suficiente.

Pero bueno...paso a paso, y mientras esperamos la llegada del bebé.

2 comentarios:

  1. ¡¡Hola!!
    ¡Qué alegría me dió encontrarte de nuevo por aquí! en serio. Veo que has pasado por muchos cambios y todos buenos, mi más sincera enhorabuena, sobre todo, por ese varoncito que esperáis. No me puedo ni imaginar, la emoción que eso supone, y la de cosas que tendrás dándote vueltas en la cabeza.
    En cuanto a tu marinovio, no te puedo dar ningún consejo, aunque no vamos a ser papás, llevamos 5 años viviendo juntos y no hay matrimonio que valga, jejeje. Pero de momento somos felices así.
    Un beso enorme y muchas muchas felicidades.

    ¡Ánimo, que abril está a la vuelta de la esquina! :D

    ResponderEliminar
  2. Buenas!!!

    Gracias por alegrarte, la verdad es que es muy lindo que aún alguien se acuerde de pasar por el blog después de tanto tiempo.
    La verdad es que si estoy muy emocionada y ansiosa, pero trato de mantener la cabeza ocupada...hasta que Firulino (así le decimos al bebé hasta que nos pongamos de acuerdo con un nombre) comienza a patear, y ahi ya me dan ganas de que llegue abril para finalmente conocerlo.
    Te mando un beso grande!

    ResponderEliminar